jueves, 7 de noviembre de 2013

PRACTICA DE VALORES EN LA FAMILIA

Sobre la pregunta ¿Qué son los valores? Se ha escrito y polemizado hasta el infinito. Una de las respuestas más sencillas y adecuadas sigue siendo la de Ortega, quien señala: “los valores son cualidades de las acciones, de las personas, de las cosas, que las hacen atractivas”.

Los valores son cualidades de las cosas, de las acciones, de las personas, que nos atraen porque nos ayudan a hacer un mundo habitable. Los valores ayudan a acondicionar el mundo y a hacerlo habitable.

La justicia, la libertad, la belleza hacen a nuestro mundo habitable y humano, hacen de él un mundo en el que merece la pena vivir y en el que el suicidio resulta un sin sentido. Los valores hacen de nuestro mundo un hogar y son atractivos. Como decía Kant, que se puede actuar por interés o se puede tomar interés en lo que es interesante por sí mismo. Importa mantener esta distinción, porque no se trata tanto de que los valores valgan “para”, sino de que son en sí mismos valiosos.

Decía Tocqueville, y con razón, que “el que pregunta: libertad ¿para qué?, es que ha nacido para servir”.

El que pregunta “¿Qué es libertad nos dará más bienes materiales?” no ha entendido que la libertad es valiosa por sí misma, la igualdad es valiosa por sí misma y la justicia es valiosa por sí misma.

Un mundo que reúne todas estas condiciones es un mundo en que la vida es digna de ser vivida.

Características de los valores.

Podemos apreciar que los valores pueden ser:

§  Independientes e inmutables: son lo que son y no cambian, por ejemplo: la justicia, la belleza, el amor, etc.

§  Absolutos: son los que no están condicionados o atados a ningún hecho social, histórico, biológico o individual. Un ejemplo puede ser los valores como la verdad o la bondad.

§  Inagotables: no hay ni ha habido persona alguna que agote la nobleza, la sinceridad, la bondad, el amor. Por ejemplo, un atleta siempre se preocupa por mejorar su marca.

§  Objetivos y verdaderos: los valores se dan en las personas o en las cosas, independientemente que se les conozca o no. Un valor objetivo siempre será obligatorio por ser universal (para todo ser humano) y necesario para todo el hombre, por ejemplo, la sobre vivencia de la propia vida. Los valores tienen que ser descubiertas por el hombre y solo así es como se puede hacerlos parte de su personalidad.

§  Subjetivos: los valores tienen importancia al ser apreciados por la persona, su importancia es solo para ella, no para los demás. Cada cual los busca de acuerdo con sus intereses.

§  Objetivos: los valores son también objetivos porque se dan independientemente del conocimiento que se tenga de ellos.  Sin embargo, la valoración es subjetiva, es decir, depende de las personas que lo juzgan. Por esta razón, muchas veces creemos que los valores cambian, cuando en realidad lo que sucede es que las personas somos quienes damos mayor o menor importancia a un determinado valor.

Los Valores Morales.

Desde esta perspectiva ¿Cuáles son los valores morales? Sabemos que hay muchos tipos de valores (estéticos, intelectuales, religiosos, morales) y que en el ámbito de la filosofía se discute vivamente sobre si hay unos valores específicamente morales o no.

Los valores morales son aquellas que entendemos que debería tener cualquier persona, cualquier institución, cualquier actuación que quiera llamarse humana. Los valores morales son, pues, las acciones que reclamaríamos para llevar adelante una existencia verdaderamente humana y justa.

Principales valores.

ü Amor.- el amor es el principio que crea y sustenta las relaciones con dignidad y profundidad. Se puede sentir amor por la familia, por el país de origen, por un propósito apreciado, por la verdad, la justicia, la ética, por las personas, la naturaleza, el servicio a los demás y por Dios.

ü Autenticidad.- es la adecuación entre lo que se piensa, se dice y se hace. En definitiva, solo se será autentico cuando lo que se piensa, se sienta y se diga corresponda a la realidad.

ü Comprensión.- comprender es entender al otro. Es verse en el otro. Es entender que nosotros y los demás somos seres que poseemos personalidades más o menos imperfectas, ciegas y rebeldes y que aun así podemos convivir plenamente.

ü Confianza.- es la seguridad firme que se tiene de una persona, por la relación de amistad o la labor que desempeña.

ü Creatividad.- es aquel valor que nos da la capacidad y que nos permite soñar y encontrar soluciones.

ü Dialogo.- saber dialogar es uno de los mejores regalos que puedes brindar a los otros y que te puedes dar a ti mismo. Cuando sabes escuchar, mejoras tu comunicación, y cuando mejoras tu comunicación, mejoras tus relaciones.

ü Dignidad.- la dignidad propia del hombre es un valor singular que fácilmente puede reconocerse. Lo podemos descubrir en nosotros o podemos verlo en los demás. Pero ni podemos otorgarlo ni está en nuestra mano retirársela a alguien.

ü Disciplina.- es la capacidad de actuar ordenada y perseverantemente para conseguir un bien.

ü Esfuerzo.- es el impulso vigoroso y definitivo que hace posible al hombre convertir en realidad sus proyectos.

ü Felicidad.- la felicidad es prosperidad que proviene de nuestra “auto soberanía” que significa tener dominio sobre nosotros mismos.

ü Firmeza.- ser firme significa tener la capacidad de ejercer nuestros derechos sin afectar los derechos de otros.

ü Honestidad.- honestidad significa que no hay contradicciones ni discrepancias entre los pensamientos, palabras o acciones.

ü Honradez.- honradez es la base de la confianza y la credibilidad. Pocas cosas dan más satisfacción que ser reconocidos como personas de fiar. Tú confías en otro cuando sabes que esa persona actúa con honradez y no engaña, no miente.

ü Humildad.- es una virtud moderadora que se opone a la soberbia y la vanagloria o a ese impulso que nos lleva a querer cosas que están más allá de nuestras fuerzas o capacidad, y por lo tanto está incluida en la templanza, que reprime la ira, es parte de la misma virtud.

ü Igualdad.- es el valor que equilibra a los humanos pues nos hace entender que todos tenemos los mismos derechos y los mismos deberes para con la humanidad.

ü Justicia.- entendida como virtud humana, se la puede definir como arte de hacer lo justo, y de “dar a cada uno lo suyo”, básicamente esto nos dice que la justicia es la virtud de cumplir y respetar el derecho, es el exigir sus derechos, es otorgar los derechos a un individuo.

ü Puntualidad.- es una cualidad muy apreciada que da distinción a las personas tanto en los negocios como en la vida diaria.

ü Respeto.- es el reconocimiento del valor inherente y los derechos innatos de los individuos y de la sociedad.

ü Responsabilidad.- es aceptar lo que se requiere, honrar el papel que se nos ha confiado y llevarlo a cabo conscientemente, poniendo lo mejor de uno mismo.

ü Solidaridad.- es aquella actitud entusiasta y sincera por la que se toman como propias, las necesidades de los demás y se pone empeño en conseguir el bien común con la misma intensidad con que se buscaría el propio.

ü Trabajo.- el trabajo humano es la primera forma de ser solidarios, y contribuir al bienestar de la sociedad. Le devolvemos a la comunidad humana lo que ella ha invertido en nosotros en educación y bienestar.

ü Unidad.- es armonía entre las personas de un grupo. La unidad se construye a partir de una visión compartida, una esperanza anhelada, un fin altruista o una causa para el bien común.

ü Valentía.- es ese valor que nos hace luchar por lo que “vale la pena”. Nos ayuda a superar nuestros miedos, y encauzar la vida en momentos difíciles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada