jueves, 15 de marzo de 2012

EL PERU EN LOS INICIOS DE LA REPUBLICA

1. LA BUSQUEDA DE UN SISTEMA DE GOBIERNO PROPIO: MONARQUIA O REPUBLICA.
En el siglo XIX los nuevos estados americanos se plantean dos opciones en cuanto a sistema de gobierno: la república o la monarquía constitucional. San Martin fue el primero que propuso para el Perú la monarquía constitucional, bajo un príncipe español, idea que fracaso.
Cuando estableció el protectorado (3 de agosto de 1821), quiso sentar las bases para el advenimiento de una monarquía constitucional para lo cual mando la Emisión García del Rio, encargado de buscar un príncipe europeo, de preferencia no español; se creó la Sociedad Patriótica (10 de enero de 1822), una institución creada con el propósito de organizar las discusiones sobre las formas de gobierno y los criterios que debían definir el nuevo Estado originado por la independencia.
La Sociedad Patriótica estuvo presidida por un monarquista: Bernardo Monteagudo; pero la mayoría de los miembros eran partidarios de la republica lo cual hizo fracasar el proyecto de San Martin.
Los debates en la Sociedad Patriótica llegaron a ser muy violentos y el órgano oficial, El Sol del Perú, solo publico la versión monarquista, lo que obligo a los republicanos a editar su propio periódico La Abeja Republicana, donde se publicaron las cartas que mandara Sánchez Carrión a la Sociedad Patriótica defendiendo la Republica.
Los partidarios de la monarquía constitucional esgrimían las siguientes razones:
El Perú era un país de territorio grande, por lo que el gobierno debía estar concentrado en una sola mano.
En el Perú no se ha conocido otro gobierno que el monárquico, el pueblo estaba habituado al sistema de administración y obediencia a los reyes.
La heterogeneidad de razas y condiciones sociales lo permitían.
La falta de cultura del pueblo.
Los defensores de la republica enunciaban lo siguiente:
• La monarquía era la continuidad del sistema colonial.
• No había relación entre la amplitud del territorio y el sistema de gobierno.
• La monarquía crea vasallos y no ciudadanos, por lo tanto los peruanos nunca llegarían a autogobernarse.
• Los republicanos niegan que toda la sociedad peruana sea inculta, en todo caso se trataba de algo transitorio, que la republica ayudaría a superar ese estado.
• La independencia verdadera exigía autoridades autónomas sin conexiones con los gobiernos europeos. El destino del Perú era la Republica.
Se decidió convocar a una asamblea constituyente que determinara la forma de gobierno para el país, este congreso se instaló el 20 de setiembre de 1822, fue un congreso de ideas republicanas, que estableció la forma de gobierno del Perú como popular, representativa, unitaria y republicana, forma de gobierno que continua hoy. Este sistema se regía por tres poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial. El presidente de la republica era elegido por el Congreso a propuesta del Senado y los representantes por los Colegios Electorales.
El primer presidente del Perú fue José de la Riva Agüero y Sánchez Boquete, elegido el 28 de febrero de 1823 y el primer presidente constitucional fue José de la Mar, elegido el 9 de junio de 1827.
2. EL TERRITORIO DEL PERÚ EN LOS INICIOS DE SU VIDA INDEPENDIENTE.

El territorio del Perú surgió sobre la base del virreinato peruano en 1810, y en aplicación de dos principios jurídicos que sirvieron de norma para la constitución de los nuevos estados americanos:
 El Principio del Uti Possidetis («Como poseen, así posean»). Según este principio los países debían mantener los territorios de la demarcación virreinal en 1810, fecha en que se iniciaron las guerras de independencia.
 El Principio de la Libre Determinación de los pueblos, según el cual, por encima del uti possidetis, los nuevos estados debían respetar la voluntad de los pueblos de elegir libremente perte-necer a uno u otro Estado.
Según el principio del uti possidetis el Perú tenía derecho a las ocho intendencias que comprendían el virreinato en 1810:
 Trujillo.
 Huancavelica.
 Arequipa.
 Puno.
 Lima.
 Tarma.
 Huamanga.
 Cusco.
 Y la comandancia General de Maynas.

La Comandancia General de Maynas había pertenecido a la Audiencia de Quito hasta 1802. Por Real Cédula de 1802 fue reincorpo¬rada al Perú, sustrayéndose de la jurisdicción del Virreinato de Santa Fe o Nueva Granada.
Guayaquil, en cambio, fue reincorporada al Virreinato del Perú a través de una Real Cédula promulgada en 1803, pero en 1819 la Corona dispuso que los asuntos jurisdiccionales de Guayaquil correspondieran a la Audiencia de Quito (Virreinato de Nueva Granada). Posteriormente, Bolívar anexó Guayaquil a la Gran Colombia.
La Audiencia de Charcas perteneció al Virreinato del Perú hasta 1776, año en el que se creó el Virreinato del Río de la Plata, al que se incorporó, entre otros, el territorio de la Audiencia de Charcas. Los reyes borbones llegaron hasta el extremo de cercenar al Perú la Intendencia de Puno. Contra ambas amputaciones, por ser reñidas con la naturaleza de las cosas, protestó el propio virrey del Perú, Manuel de Guirior. Por Real Cédula de 1796, la Intendencia de Puno fue devuelta al Perú.
Como hemos dicho, el principio del uti possidetis estaba subordinado al de la libre determinación de los pueblos. Según el principio de libre determinación, la provincia de Jaén de Bracamoros juró su independencia por el Perú el 4 de junio de 1821. De esta manera pasó de depender de la Audiencia de Quito (1810) a la jurisdicción del Perú.
La Constitución de 1823 señaló, por primera vez en su vida independiente, los límites territoriales y la demarcación interior del Perú. Los límites del Perú en 1827 fueron:
 Por el norte y noroeste: la Gran Colombia (estado federal consti¬tuido por Bolívar).
 Por el este: Brasil (monarquía independiente).
 Por el sureste y sur: Bolivia (recién creada).
 El Perú no tenía límites con Chile, ni los tuvo hasta después de la guerra de 1879.

Al interior se establecieron siete departamentos con base en las anteriores Intendencias virreinales:
 El departamento de La Libertad, constituido por la Intendencia
de Trujillo, los territorios de la Comandancia General de Maynas y la provincia de Jaén.
 El departamento de Ayacucho, formado con base en las Intenden¬cias de Huamanga y Huancavelica.
 El departamento de Junín, compuesto por la Intendencia de Tarma.
 Los departamentos de Lima, Cuzco, Arequipa y Puno establecidos según sus respectivas Intendencias.

3. LA CREACIÓN DE BOLIVIA.
La Audiencia de Charcas —región del Alto Perú— había pertenecido durante más de dos siglos al Virreinato del Perú. Al crear el Virreinato del Río de la Plata, en 1776, los reyes borbones consideraron que dicha Audiencia debía incorporarse al nuevo virreinato. A pesar de los reclamos del virrey del Perú, la Corona de España no devolvió al virreinato peruano el territorio del Alto Perú.
Así, al establecerse los límites de los nuevos Estados y en aplicación estricta de la regla del uti possidetis, el Alto Perú hubiera tenido que incorporarse a las Provincias Unidas del Río de la Plata, lo que hoy llamamos Argentina. Pero no hubo interés de un lado ni del otro en que esa incorporación se produjera, a falta de sustentación histórica y cultural.
El Alto Perú, mayoritariamente, deseaba reunirse con el Bajo Perú (que, después de la emancipación, conservó el nombre de Perú). Ambas regiones, desde los tiempos de las culturas preincaicas habían formado una unidad social, cultural y geográfica.
¿Cuál fue el destino del Alto Perú?
Terminadas las guerras de independencia, el general Antonio José de Sucre quedó al mando del Ejército Unido Libertador, que había ocupado el Alto Perú. A Sucre le preocupaba el destino de esta región y quizo escindirla del Bajo Perú. A ese efecto, decidió crear una nueva República que se llamaría República Bolívar y, poco después, República de Bolivia.
Acometió, pues, la creación de Bolivia con la ayuda de políticos altoperuanos como Casimiro Olañeta —pariente del insubordinado general español Olañeta—. En febrero de 1825, en La Paz, Sucre convocó a los altoperuanos a una Asamblea que tuvo carácter de Constituyente. El 24 de junio de 1825 se reunió la Asamblea en Chuquisaca. Sucre estaba informado de que las Provincias Unidas respetarían la decisión de los altoperuanos, cualquiera que fuera.
La actitud de Bolívar fue inicialmente ambigua. Por una parte, perseguía la idea de federar a las nuevas naciones: reunió la Capitanía General de Venezuela, el Virreinato de Santa Fe y la Audiencia de Quito en la Gran Colombia. Pero temió la unión del Alto y el Bajo Perú. Sin duda, el Gran Perú podría, dentro de la Federación de los Andes por él concebida, equilibrar el poderío de la Gran Colombia. Por último, Bolívar se rindió cuando la Asamblea de Chuquisaca optó por crear una nueva República y darle el nombre del Libertador. Sin embargo, advirtió que Bolivia por si sola no podría resistir las presiones de Brasil y Argentina.
El 6 de agosto de 1825 la Asamblea de Chuquisaca proclamó la independencia de la República de Bolivia y a la ciudad de Chuquisaca la llamó Sucre. La mayoría de los diputados había votado a favor de la creación de un nuevo estado. Sólo dos se pronunciaron en contra. La fiesta nacional del nuevo país se estableció el 6 de agosto en recuerdo de la batalla de Junín. El 20 de agosto la Asamblea solicitó al Libertador que redactara la primera Constitución de la nueva República.
Bolivia nació a la vida independiente con problemas de puertos marítimos. El puerto de Arica siempre había sido considerado el puerto de ingreso al Alto Perú. Por ello Sucre y los bolivianos pidieron a Bolívar que ese puerto peruano fuese incorporado a la nueva república. Bolívar se negó. Los bolivianos entonces tuvieron que conformarse con utilizar los puertos de Cobija y Mejillones, los cuales eran muy inferiores al puerto de Arica.
El Bajo Perú no opuso oficial resistencia a la escisión del Alto Perú. Uno de los artículos de la Constitución de 1823 otorgaba al Congreso la atribución de fijar los límites de la República, en inteligencia con los países vecinos, «verificada la total independencia del Alto y Bajo Perú». El mismo Congreso, reunido nuevamente en 1825, aprobó la resolución de creación de Bolivia.
4. EL RÉGIMEN DICTATORIAL Y LA CONSTITUCIÓN VITALICIA
En enero de 1825, pasada la euforia de la victoria y Capitulación de Ayacucho, Bolívar decidió convocar al Congreso que no se reunía desde el año anterior. El 17 de febrero de 1825 se reunió el Congreso. Se había cumplido un año desde que esa asamblea había entregado a Bolívar la suma de los poderes públicos.
Bolívar, en la primera sesión del Congreso, renunció a la dictadura. Su renuncia estuvo revestida con palabras enérgicas. El Congreso, considerando que la obra bolivariana no estaba aún terminada, le prorrogó las facultades de dictador y luego, el 10 de marzo de 1825, se declaró disuelto.
«Los sumisos diputados —dice Chirinos Soto— consuman el oprobio, aceptan la indignidad... prorrogan la dictadura del forastero y el intruso. (...) Por su parte, Bolívar repugna a su conciencia».
Así terminó el Congreso Constituyente instalado en 1822. Historiadores como Jorge Basadre, han expresado un juicio condenatorio sobre la labor de dicho Congreso.
El 20 de mayo de 1825, Bolívar expidió decreto de elección y convocatoria del Congeso, que se debería reunir en Lima el 10 de febrero de 1826, al cumplirse dos años de la dictadura del Libertador.
Así, llegó al Congreso una valiente minoría de diputados liberales y antibolivaristas, encabezados por el arequipeño Francisco Javier de Luna Pizarro. Sin embargo, los diputados liberales no pasaron de las Juntas Preparatorias. El Consejo de Gobierno no reconoció sus credenciales. A pesar de su enorme poder, Bolívar quería acabar con este pequeño grupo de oposición liberal. En términos muy duros, llegó a decir: «Luna Pizarro engañó a Riva Agüero. Luna echó a Monteagudo y San Martín; Luna perdió a la Junta Gubernativa. Por culpa de Luna entró en el gobierno Riva Agüero y por culpa de Luna entró Torre Tagle. Por Luna se perdió el Perú enteramente y por Luna se volverá a perder. Pues tales son sus intenciones».
Amputado de la minoría liberal, el Congreso no llegó a instalarse, pues los propios diputados solicitaron al dictador que aplazara la convocatoria hasta el año siguiente.
Bolívar, que había preparado para el Perú una Constitución, la sometió a los 58 colegios electorales de provincias. Excepto el de Tarapacá, presidido por Ramón Castilla, el resto la aprobó. El 9 de diciembre de 1826 se juró en Lima la Constitución Vitalicia.
La Constitución Vitalicia fue promulgada con el propósito de que rigiera durante la Confederación de los Andes concebida por Bolívar. Es la constitución que menos ha durado en el Perú, pues, jurada en diciembre de 1826, quedó derogada en enero de 1827. Rigió sólo 50 días.
5. EL CONGRESO DE PANAMÁ
Dos días antes de librarse la batalla de Ayacucho, el 7 de diciembre de 1824, Bolívar, como gobernante del Perú, mediante decreto que refrendó su Ministro José Faustino Sánchez Carrión, convocó el Congreso de Panamá, para hacer realidad su ideal integracionista de las repúblicas que se habían emancipado de España.
¿Cuáles fueron los móviles de esta convocatoria?
 Bolívar soñaba con el proyecto de la federación continental, de la que él sería cabeza indiscutible.
 Pensaba también en la necesidad de una defensa equilibrada de los países americanos frente a posibles intervenciones eu¬ropeas. Le atemorizaba el apoyo que la Santa Alianza (1) pudiera prestar a las pretensiones reivindicacionistas de la vie¬ja metrópoli.
 Por último, consideraba que las repúblicas recién nacidas podían colocarse bajo la protección de Gran Bretaña.
Fueron invitadas a participar en el Congreso, las repúblicas de Colombia, Chile, Argentina, México y Guatemala. Chile y Argentina no asistieron.
El 22 de junio de 1826 se reunieron para instalar el Congreso. México, Guatemala, la Gran Colombia (Venezuela, la antigua Nueva Granada y Quito reunidos) y el Perú. También concurrió un delegado de los Estados Unidos y dos agentes observadores de Inglaterra y Holanda. Representaron al Perú, Manuel Lorenzo de Vidaurre, el ilustre conservador José María de Pando y Manuel Pérez de Tudela.
Celebraron diez conferencias hasta el 15 de julio de 1826 y realmente los resultados no fueron los anhelados por Bolívar. El Congreso adoptó dos decisiones importantes:
 Suscribir distintos pactos para federar perpetuamente las re¬públicas representadas en la Asamblea.
 Comprometer los países en la defensa común contra cualquier intervención extranjera, mediante un ejército de 60,000 hombres de las cuatro naciones (México, Colombia, Centroamérica y Perú).
Con respecto a la segunda decisión, llegaron a señalar el número de hombres que cada estado debía aportar. Los contingentes se establecieron sobre la base poblacional y reflejaban la fuerza militar y la potencialidad económica de cada uno de los países.
No alcanzó el Congreso de Panamá los objetivos para los cuales fue convocado y los mismos firmantes hicieron caso omiso de los acuerdos tomados.
Bolívar tuvo que descartar su ansiada federación continental para concretarse a un proyecto más realista: la Federación de los Andes. En realidad, Bolívar proyectó entonces dos planes federativos.
LA FEDERACIÓN DE LOS ANDES.
Sería un organismo que agruparía en un sólo Estado a la Gran Colombia, Perú y Bolivia. Para dirigir y mantener esta federación Bolívar ideó un gobierno fuerte regido por un presidente vitalicio, que sería él mismo, y que debía regirse por los principios de la constitución vitalicia.
Bolívar encontró fuerte resistencia en los países integrantes. Colombia se negó a aprobar la constitución vitalicia que proponía esta federación. Al final el proyecto fracasó.

LA FEDERACIÓN PERUBOLIVIANA
Quedaba por último el deseo de federar al Perú y a Bolivia. La constitución vitalicia redactada por Bolívar para el Alto Perú propuso esta idea. El Congreso del Perú no aprobó el tratado de federación.
6. CAE EL RÉGIMEN VITALICIO
En setiembre de 1826 el Libertador dejó el Perú para dirigirse a la Gran Colombia. Nombró un Consejo de Gobierno, presidido por Andrés de Santa Cruz, para encargarse de las tareas administrativas. En enero de 1827, el Cabildo declaró la abolición de la constitución vitalicia y restableció la de 1823. Fue el fin de la dictadura. Había terminado por imponerse en el Perú la corriente peruanista, republicana, liberal y antibolivariana. En ese mismo mes las tropas colombianas abandonaron el territorio peruano.

Bibliografía.
 Cesar CORTES y Otros: “Origen y evolución de la cultura peruana”, Ediciones Futuro.
 José TAMAYO HERRERA: “Historia del Perú”, Editorial OSIRIS, Tercera Edición, 1987.
 Franklin PEASE G. Y. “Historia contemporánea del Perú”, Fondo de Cultura Económica, México, 2003.

2 comentarios: